fbpx

Antonio López y su particular visión de Madrid

  • Cultura y Ocio
  • Madrid
  • Madrid no es sólo un escenario para las obras de Antonio López, sino también una fuente inagotable de inspiración.
  • Cada obra de Antonio López lleva varios años de realización, lo cual ha provocado modificaciones curiosas, como la ampliación de las aceras a partir de una remodelación de la Gran Vía.

Si paseamos por la Puerta del Sol, es posible que en alguna ocasión podamos encontrarnos a un hombre con una silla de playa, caballete, brochas y óleo intentando capturar el bullicio urbano y los matices de la luz sobre los edificios. Al asomarnos a su lienzo, veremos la plaza y su arquitectura retratadas de manera muy realista, pero con ese toque único que da la pintura y su autor. Ese hombre de apariencia sencilla y afable es nada menos que Antonio López García (Tomelloso, Ciudad Real, 1936), uno de los artistas españoles vivos más cotizados y quizá el que mejor ha retratado las calles de la capital.

La historia de Antonio López con Madrid viene de largo. Oriundo de Tomelloso, se trasladó a Madrid con 13 años para preparar su ingreso en la Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde dio sus primeros pasos como artista. Años después retrataría en su pintura, Atocha, este primer contacto con la ciudad que le acogió, la estación ferroviaria que luego llegaría a albergar una de sus esculturas más conocidas, Día y Noche (2008) que da la bienvenida a los viajeros que llegan a la capital.

antonio lopez

Imágenes de la web oficial de Antonio López (https://www.antoniolopezweboficial.com/) propiedad del Estudio de Antonio López

Durante esos años, claves para su formación, López realizó frecuentes visitas al Museo de Reproducciones Artísticas, donde copiaba escayolas de esculturas, y al Museo del Prado, para observar de primera mano obras de la pintura clásica española. Su trabajo dio sus primeros frutos en exposiciones individuales en la capital madrileña a finales de los años 50. Desde entonces, su producción tanto en pintura como en escultura le ha convertido en uno de los artistas contemporáneos más importantes de España y del mundo. Pinacotecas como el Museo Reina Sofía, el Museo Thyssen-Bornemisza o el Museo de Bellas Artes de Bilbao han dedicado distintos monográficos sobre su obra donde Madrid no es sólo un escenario, sino también un destacado protagonista. Y es que gran parte de la producción artística de López encuentra su inspiración en el paisaje urbano de Madrid, desde la céntrica Gran Vía hasta Vallecas y el perfil urbano de los barrios del sur.

Antonio López

Imágenes de la web oficial de Antonio López (https://www.antoniolopezweboficial.com/) propiedad del Estudio de Antonio López

Madrid como inspiración

Uno de los espacios más significativos en su proceso creativo es su estudio en Chamartín en Madrid. Este lugar no sólo ha sido fundamental en su trabajo, sino que también adquirió notoriedad gracias a la película “El sol del membrillo” (1992), dirigida por Víctor Erice. El film documenta el proceso de López mientras pinta un membrillero en su jardín, capturando no solo la técnica y la dedicación del artista, sino también la relación entre el arte, el tiempo y la naturaleza. En 1960 comienza a pintar las primeras vistas de Madrid en las que la ciudad es la protagonista; tema que va a ocupar un gran espacio de su producción durante toda su carrera.

Su meticulosidad a la hora de trabajar ha fomentado también un compromiso con las calles, un romance lento que se refleja en el hiperrealismo de sus pinturas y en cómo consiguen captar todas las luces y las sombras de la ciudad.

CMNN Antonio López García Gran Via 1974 1981

Imágenes de la web oficial de Antonio López (https://www.antoniolopezweboficial.com/) propiedad del Estudio de Antonio López

Cada obra le lleva varios años, lo cual ha provocado modificaciones curiosas, como la ampliación de las aceras en uno de sus cuadros a partir de una remodelación de la Gran Vía que coincidió con el proceso de creación. Quizá sus dos obras más conocidas, Gran Vía (1974-1981) y Gran Vía Clavel (1977-1990), ayudan a entender esa particular relación y la visión que el artista tiene de Madrid como una ciudad dinámica, acogedora y variada. La riqueza de colores recogida en ambas pinturas, que representan distintos momentos del día, nos invita a observar también el cambio en la arquitectura, en las aceras y en los materiales de la España de los 70 a la de finales de los 80.

Antonio López también se ha interesado especialmente por pintar panorámicas amplias de la ciudad de Madrid, obras ambiciosas que consiguen captar la esencia de la capital desde la reflexión y la melancolía. Un ejemplo es la pintura Vista de Madrid desde Torres Blancas (1976-1982), actualmente en una colección privada, y que retrata el horizonte con la luz de distintos meses del año, consiguiendo una sensación plural de la ciudad, sus edificios característicos, torres y carteles luminosos. María García Yelo, directora de Arte Moderno de la casa de subastas Christie’s, habló de cómo esta pintura muestra «la soledad de las calles, sin gente, sin coches de un día de agosto; unas ventanas desiertas, un horizonte a veces claro, otras contaminado. Una ciudad fría, serena pero repleta de secretos».

CMNN Antonio López Madrid desde Torres Blancas

Madrid desde Torres Blancas, 1974-82. Imágenes de la web oficial de Antonio López (https://www.antoniolopezweboficial.com/) propiedad del Estudio de Antonio López

Más luminosa es su visión en Madrid desde Capitán Haya (1987-1996), que recoge las primeras horas de la mañana en las azoteas madrileñas, o Madrid desde la torre de bomberos de Vallecas (1990-2006), que preside la entrada de la Asamblea de Madrid, en Vallecas, y que es uno de tantos ejemplos de que la relación de López con Madrid va mucho más allá de los emplazamientos céntricos como la Gran Vía.

Otro ejemplo es la escultura La mujer de Coslada (2010), que adorna el municipio madrileño de Coslada y que él mismo restauró de forma altruista cuando la vandalizaron en 2020. Igual que sus mañanas en la Puerta del Sol, este acto demuestra su amor por su propia obra y por la ciudad de Madrid, así como la sencillez que le sigue caracterizando a pesar de ser uno de los artistas contemporáneos más destacados del mundo.

Antonio López, con sus detalles y su manera de captar como en una fotografía (pero mostrando mucho más), narra la historia contemporánea de la capital de España tal y como se capta lo que de verdad importa: día a día, poco a poco y desde el más profundo respeto y cariño por un lugar.

21 May 2024

Autor

Madrid Nuevo Norte


21 May 2024

por Madrid Nuevo Norte